3 de enero de 2012

Fruslerías (XI).

Perdona por no haberte cogido el teléfono el día 1, por tenerte algo abandonada estos días en los que te he pedido indirectamente un poco de tiempo. Son mis mierdas, mis temores, mis inseguridades. Me hacen pensar cosas feas, poner pensamientos y frases en las mentes y bocas de otras personas cuando en realidad la que tiene los problemas soy yo. La que no se quiere soy yo, la que no se valora soy yo, la que quiere cambiar y cree que debo cambiar soy yo. Estoy borracha. De recuerdos, de problemas, de imágenes, de sonidos, de palabras. Me siento estancada, entumecida, dormida. (Te) Necesito tanto. Necesitamos una oportunidad. Vernos, tocarnos, olernos, sentirnos. Una oportunidad normal, como una pareja normal. Pero con la especialidad de ser nosotras dos. Quiero intentarlo, sí. Y me da igual todo. Me da igual que acabe bien, que acabe menos bien. Me da igual llegar al cielo o darme la hostia más grande de mi vida. La cuestión es que tenemos que intentarlo, que experimentarlo, que vivirlo. Vivirnos. Pero es duro. El no saber cuándo. El no saber cómo. El no saber dónde. Ni el precio que habrá que pagar. Luego pasa lo que pasa. Que vienen estas vomitonas de letras unidas en perfecta desincronización, que dicen lo que quieren y lo que quieren decir. Que se me vienen a la cabeza todas las canciones de desamor que alguna vez me han hecho llorar y no soy capaz de programar el reproductor de mi vida en la lista de melodías de amor, de felicidad, de superación. La niña que llora en tus fiestas puede parecer cursi, pero hay chicas así por el mundo aunque cueste creelo. En un banco de una plaza cualquiera, de una calle cualquiera, de una ciudad cualquiera, de un país cualquiera en un mundo cualquiera. Porque tiene miedos como los puede tener cualquiera. Pero los vive como nadie.

Ahora sé, más que nunca, que tengo que cambiar. Que no puedo quedarme mirando todo lo que no me gusta esperando que un buen día se transforme en algo mejor. Que está en mi mano el hacer que todo sea diferente. Aunque haya mucho que no dependa solamente de mí. Aunque duela. Aunque canse. Aunque cueste. Aunque a veces no se vea avance alguno. Aunque caiga, me levante, me vuelva a tropezar y me tenga que volver a poner en pie.

Por mí. Por mí. Sobre todo por mí.
Porque todo lo demás vendrá después.


Besos con marca.

22 comentarios:

  1. Feliz año linda, que lo empieces bien.

    ResponderEliminar
  2. Pues ya sabes, convierte esas letras, esas palabras, esas frases en una historia. Tienes boli, papel y coco. Sólo has de utilizar las tres cosas. Ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Me he enamorado de tu forma de escribir. Cuesta muchísimo hoy en día encontrar a gente con una mentalidad como la tuya (he leído ya varios textos). Sinceramente me encantaría tener alguna conversación contigo algún día :).

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho esta entrada. Tal vez, me identifico...

    Saludos! (:

    ResponderEliminar
  5. Si si su SIiiiii!!!!!! Asi me gusta bichito, esa es la actitud. Toca luchar, como sea, y no rendirse y verás como obtienes tu recompensa!!!

    Feliz año y muchos besitos!!!!

    ResponderEliminar
  6. Ahorra todo lo que puedas y prueba a irte a vivir una nueva vida lejos de la parálisis laboral y emocional que tienes en donde estás ahora. Trabaja de cualquier cosilla que te salga, fregar suelos, dar clases, cuidar enanos, y lánzate a la aventura. Puede que salga bien, puede que no, pero sino lo pruebas...

    Seguramente eso lo has pensado tú mucho más y mejor que yo, pero bueno, era por hacer mi aportación online ;)

    ResponderEliminar
  7. Ánimo, preciosa, a vivir, y que sea muy intensamente^^

    Besazos!!!

    ResponderEliminar
  8. El miedo es una furcia. Pero tenemos que aprender a vivir con él o a no vivir. No puedes, no debes, perderte cosas por miedo. Yo me he sentido muy identificada con lo que dices. Éste verano yo podría haber escrito lo mismo (peor que tú, eso sí, pero en esencia lo mismo). Te puedes pegar la hostia, está claro, pero que es la vida sino un cúmulo de aciertos y errores. Suerte y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. En la hostia que te puedes dar es en lo último que hay que pensar. aunque muchas veces es inevitable pero...si lo piensas no avanzas. Así que adelante!
    Te puedes dar un hostión pero lo vivido no te lo quita nadie ;)

    Suerte!

    ResponderEliminar
  10. like your blog so sweeet!!

    x

    ResponderEliminar
  11. A TODO lo que te propongas y quieras conseguir: ÁNIMO :)

    ResponderEliminar
  12. Anónimo3/1/12 23:11

    I like it....

    ResponderEliminar
  13. Una entrada llena de sentimientos y coraje. Adelánte con todo, sé fuerte, sé tu misma y ámate por encima de todo.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. efectivamente. Por ti. Porque entonces lo demás vendrá solo, o por lo menos, tendrás ojos para verlo.

    bueno, me he explicao como el culo pero ya me entiendes jeje

    ResponderEliminar
  15. http://www.youtube.com/watch?v=6P6lcLw_iaQ&ob=av3e

    Dicha la teoría...empieza la práctica ;)

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Brindo POR TI, y eso que no suelo beber :P

    Bsus de Amp

    ResponderEliminar
  18. Debería tomar ejemplo...
    Te aconsejo que vayas a por todas! que lo intentes, que si sale puedas decir un gran LO INTENTE porque es mucho peor no hacer nada y torturarte a ¿y si ...? Suerte guapa :)

    ResponderEliminar
  19. Todo tiene solución, sólo que hay que trabajar por ello.

    ResponderEliminar
  20. Cuanta honestidad y cuanto desvestir el alma mujer... Puedo confiar en que tu sensatez es parte de la esencia que ha de cabalgar contigo; petmitiendo asi ir reflejando tus emociones depositando la catarsis de reconicerte humana y necesitando...

    Un agrado enorme encintrar tu casa de letras... Si me permites, me quedo merodeando!

    ResponderEliminar

Butt ♥ feedback.