29 de abril de 2009

¡¿Que aún no has...?!

-Aún no he visto Amélie. 
-Aún no he comido sushi. 
-Aún no me he sacado el carnet de conducir. 
-Aún no me he sacado la carrera. 
-Aún no he conseguido darme Reiki a mí misma. 
-Aún no he vendido el coche (aunque a punto está). 
-Aún no he ido a un desfile del Orgullo. 
-Aún no he ido a Chueca ni a ningún sitio especialmente gay tipo Sitges o whatever. 
-Aún no he vuelto a ver a mis compañeros de Bristol. 
-Aún no me he leído el "Memorias de una Geisha" en inglés que me compré en Cardiff. 
-Aún no he vendido ninguno de mis complementos (aunque poquito falta)
-Aún no he completado el álbum de Pucca que empecé. (Síquépasa.) 
-Aún no le he dado a mi madre el masaje que le prometí. 
-Aún no le he hecho a Espe la pulsera que me pidió. 
-Aún no he justificado las faltas de asistencia que tengo pendientes. 
-Aún no he salido de fiesta por Punta en verano. 
-Aún no he olvidado a mi primer amor. 
-Aún no he conseguido concursar en Pasapalabra (a pesar del grandísimo casting que hice).

[...]

Y así podría seguir con una lista inmensa. Al igual que puedo enumerar las cosas que aún no he hecho, puedo hacer otra lista con las que sí que he hecho, con las que sí que he vivido, con las que sí he disfrutado. Las cosas que me definen, las cosas que me caracterizan, que me han ido dando forma durante 21 (casi 22) años.
Pero la gente se queda con la radiografía de lo que te falta. Lo que no has hecho, lo que no has vivido, lo que dejaste por hacer. La gente siempre ve a las otras personas como incompletas. Siempre encontrarán en ti algo que te falte y te lo echarán en cara o te lo dejarán caer sutilmente, según hayas dado con un descarado o con alguien que aún no haya perdido el tacto.

Y llega un momento que te cansas tanto de oír lo que la gente cree que te falta que te planteas si realmente estás incompleta y necesitas recomponerte o si te vas a pasar por el Arco del Triunfo lo que te diga todo el mundo y vas a empezar a mirarte a ti misma y a buscar lo que realmente TÚ sientes que necesitas. Yo voy a empezar a necesitar un arco MUUUUUUY GRANDE.

27 de abril de 2009

De limpieza y suciedad.


1, 2, 3. Yo te quería y se interpuso la lejía.
1, 2, 3. Yo te adoro y sólo hablamos de Ajax Cloro.
1, 2, 3. Yo te trabajo y tú me das el estropajo.
1, 2, 3. Quiero follar, aparta ya el Vim Limpiahogar.
LKan - Te prefiero sucio.
Te prefiero sucio, eh...
Pues sí, damos bastante asco fisiológicamente hablando. Estoy haciendo los apuntes sobre Enfermería Maternal para Belén y para mí mientras ella se encarga de los de Enfermería Médico-Quirúrgica. Llevo liada toda la mañana y parte de la tarde con el tema de la gametogénesis, de la fecundación, de los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer tooodos los meses y durante el embarazo... Es un asco, la verdad, te pones a pensarlo y por muy bonito que sea todo el tema de la maternidad, fisiológicamente es un asco.
Peeeeeero, aparte de que no hay más remedio y me he comprometido a hacer estos apuntes, ha sido una de las asignaturas a las que más he ido este curso y, al contrario de lo que parecía, es de las que más me está gustando. Cuando las chicas entran en la carrera de Enfermería, muchas lo hacen para después acceder a ser Matronas. Cuando yo escuchaba esto me quedaba un poco flipada con la cantidad de gente que quería hacerlo y no entendía el porqué. Ahora incluso me gusta todo esto, pero sigo sin tener vocación (ni ganas) de ser matrona.
Ahora, que para ganarme a la profesora, le dije que si me iba a Inglaterra, me iría a Brighton porque por lo visto allí hay una escuela de Matronería (que no Masonería) importante. Ella me animó a hacerlo. Yo, en realidad, si me voy a Brighton será porque es bonita y porque tiene fama de tener unos bollitos muy tiernos y blanquitos. Ya me entendéis.
Y aunque la reproducción sea muy fea, follar es muy bonito y placentero. Así que, que os den mucho y disfrutad, que se acerca el puente de Mayo. Sed buenos con mamá.
Besos con marca.

14 de abril de 2009

Día 1 de la recta final.


Yo no sé si el resto de la gente anda igual que yo o no. Según Estíbaliz, sí. Pues follad, coño, follad, que es sano... Todo esto ha venido porque hoy en Aerobox, la tía nos ha reventado a saco. Al final de la clase yo ya no podía más y me paraba. Pues se viene a gritarme a la cara, "VENGAAAAAAARKJADUGG!!!!" , y eso a mí me pone muy perra. Y nada, hoy vuelta a las prácticas, por un cambio me ha vuelto a tocar medicación, con la enfermera que me recuerda a la AAS y tal... Pero ha molado el día, no sé, he estado haciendo cosas, curando y además jugando con algunos críos, así que bien. Encima no nos toca exponer trabajo esta semana, así que un poco más de tranquilidad para arreglar otro trabajo que tenemos que "reestructurar" si no queremos suspender y para empezar a prepar apuntes y a estudiar.

El peso va bien. Sigo rayándome con paranoias, pero bueno, si mantengo el ritmo que llevo y si no falto a las clases de Aerobox, poco a poco irá todo mejor. Gracias por vuestros comentarios de apoyo y me cago en los muertos de los comentarios infantiloides de gilipollas que se creen que me van a joder por no dar la cara y que lo único que hacen es deslucirme el blog. ^^

11 de abril de 2009

Hungry. Itchy. Tasty.

Estoy adelgazando. Voy tres días por semana al gimnasio y me mato haciendo aerobox. Voy y vengo andando a donde puedo. Tomo siempre las escaleras en el hospital, vaya a la planta que vaya. A media mañana me tomo una manzana o un pequeño sandwich. Eso si estoy en prácticas o en clase, si estoy en casa, a veces ni desayuno. Ceno ensalada (tomate-lechuga-atún) o cereales Special K, alternándolos noche sí, noche no. Estoy intentando dejar el chocolate y sólo como alguna chuchería de vez en cuando. Intento comer la menor cantidad posible de pan.

Y me empiezo a ver más delgada. Lo empiezo a notar en la cara, que no me la veo tan redonda. Hay camisetas y pantalones que me quedan mejor. Hay otros pantalones que directamente se me caen y los llevo casi enseñando la hucha. Me veo los brazos más delgados y musculosos. Y me canso menos. La gente me lo dice. 

-"Stella, te veo más delgada". 
-"Tía, el Aerobox te está haciendo efecto".

Además tengo ahora mismo un Hipertiroidismo inducido por el tratamiento que me pusieron para lo contrario, el Hipotiroidismo. Se pasaron con la dosis y me la bajaron un poco. Pero hasta que no me terminé las pastillas con la dosis inicial, no empecé con la dosis nueva. Y ahora me han vuelto a bajar la dosis porque sigo estando en niveles de Hipertiroidismo inducido y aún no he ido a por las pastillas con dosis más bajas. Ahora que empiezo a perder y a quemar con el ejercicio y la dieta, pienso aprovechar la situación.

Pero luego me miro y veo que aún no es suficiente. Mi padre me dice que ni en sueños me crea que estoy más delgada. Y me hundo. Y como menos aún.

Durante esta Semana Santa he descuidado mucho las comidas en el sentido de comer poco. Ha habido días que sólo he desayunado un vaso de Eko o de ColaCao y otros que directamente no he desayunado y que he estado unas 14 ó 15 horas sin comer de un día para otro. He hecho almuerzos bastante cortitos. No he merendado ningún día hasta hoy, que me he comido una torrija de las que hice con mi madre y por no hacerle el feo. Y excepto el día que cené en el McDonalds, he hecho cenitas ligeras de las que hablaba antes. Ayer, sin ir más lejos, apenas comí nada. Me levanté a eso de las 3 de la tarde, después de haber estado hasta las tantas viendo La Madrugá. Comí carne en salsa con patatas fritas, más o menos bien. No merendé y me comí por la calle un puñado de frutos secos que llevaba Estíbaliz y que aún quedan unos pocos en mi bolso. Llegué reventada a casa y me tomé un cuenco de cereales con leche. Y comí todo eso por alimentarme, no porque realmente tuviera hambre y me apeteciera comer. Igual que estos días atrás que he comido porque era la hora de comer o he desayunado por inercia al levantarme. Creo que en esta semana sólo me he comido un helado y un kebab a medias con un amigo porque realmente me apetecía comérmelos.

No sé, todo esto me da miedo. Soy consciente de lo malo que tienen las cosas que estoy haciendo ahora mismo, pero no paro ni me apetece pararlo. Me siento bien con lo que estoy haciendo y viendo que pierdo volumen y peso. Ahora mismo creo que controlo la situación y como siempre he comido bien, creo que el día que me encuentre más floja o tenga hambre, seré capaz de comer normalmente y cuidarme. ¿Pero y si no lo hago? ¿Y si no soy capaz? ¿Y si me empiezo a rayar con la comida y con el peso? Yo siempre he controlado todo esto, siempre he sabido lo que es bueno y malo en la alimentación, estudio salud, sé de lo que hablo. Siempre he controlado mis defectos, he sabido aceptarlos y sacarme el mayor partido con lo que ha habido. Pero ¿y si ahora que veo que poco a poco voy cambiando, no soy capaz de manejar la situación? ¿Y si vuelvo a la situación autodestructiva que tuve hace unos años, esta vez con la alimentación? ¿Y si cuando no esté tan controlada por mi madre cuando me vaya de casa, la situación empeora? Joder, no quiero ni pensarlo, pero es que me analizo estos días y sólo llego a esta conclusión. No sé ni porqué lo escribo aquí, pero me apetecía desahogarme y no quiero contarle esto a mi madre, que bastante tiene ya la pobre con mi padre, mi abuela y mi hermano. Ahora llegarán anónimos que me conocen de "Loka" a llamarme gorda y todo eso, que me partiré el puto culo leyéndolos.

Paz. Y comed bien. Os dejo una de las pocas cosas que me alegra la vida, la música.


(Pinchad sobre las letras, que está desactivada la inserción por el puto copyright que se está cargando a Youtube.)

9 de abril de 2009

Los jueves, mujeres. 9: La Virgen María (y José).

Desvelada. Las cinco de la mañana. Los pájaros cantan. Es Jueves Santo. He fumado un cigarro que le he quitado a mi madre y he bebido mucha agua porque el cigarro me ha dado asco. Ahora me duele el estómago y tengo náuseas. Creo que en cualquier momento podría vomitar sobre el teclado. Me he saltado la dieta y me siento asquerosa. Pero a la vez me gusta cómo me veo ahora mismo, me gustan las piernas que me hacen las mallas y me gusta ir de negro. Me gustan los músculos de mis brazos y el poco peso que llevo perdido. Y aún así, me sigo dando asco.

También me duelen los pies. He andado mucho hoy sobre unos tacones en un arranque de vanidad. Busco vanidad en la RAE porque no sé si el significado es apropiado para lo que quiero decir. Me siento la cara sucia porque algunas lágrimas han arrastrado maquillaje que debería haber quitado. Me siento sucio el pelo porque el fijador que intentaba crear un peinado esta tarde me lo deja duro. Me siento sucia en general porque me ha venido la regla cuando aún no me tocaba y la odio.

Miro fijamente la pantalla y se me nubla la vista. Puedo dejar la mente por unos instantes vacía. Es raro. Yo no sé dejar la mente en blanco. Pero por unas décimas de segundo soy capaz de conseguirlo, antes de que el sabor del cigarro vuelva.

No sé si ella habrá dejado de fumar, pero me imagino un beso suyo y creo que sabe a tabaco. Recuerdo haber ido con ella a comprar tabaco en una ocasión. Sentía el corazón palpitar fuerte contra mi pecho. Qué excitante y prohibido. Me sacó del instituto para hablar sin que nadie nos molestase y fuimos a un estanco que hay cerca. Desde entonces ese estanco me recuerda inevitablemente a ella.

Y el tabaco. Y los besos con sabor a cenicero. Y el instituto. Y la Semana Santa. Y el centro de Huelva. Y Huelva entera.

Y no consigo despegarme de los poros el olor de su pelo. Y si miro al frente sólo veo sus labios, que son tan finos que en otra mujer no me hubieran gustado. Y si me quedo en silencio sólo escucho su voz como si proviniera de los auriculares que llevo puestos y que están en silencio. Y me veo en esta tarde diciéndole que quiero irme de aquí. Y ella me anima. Y si me anima, yo me muero. Y hoy he muerto varias veces porque lo que quería oir era un "quédate conmigo" de su boca.

Porque cuando le dije que sólo una persona podría retenerme aquí, me refería a ella. Porque no era mi madre. Porque la habría empujado contra la puerta de esa tienda donde estaba y la habría besado. Y me la habría follado allí mismo, me la habría comido, si se hubiera dejado.

Pero ella me anima a que me vaya de aquí. Cuando le digo que me iría con la primera persona que me dijera que me va a llevar a un sitio nuevo, me refiero a ella. Pero ella me anima a que me vaya.

Y yo me voy. Le doy dos besos y algo parecido a un abrazo y empiezo a morir en el momento en el que, como tantas otras veces, me separo de ella. Y me pongo desde un sitio donde pueda verme por si se le ocurre lanzarme una mirada, yo no pueda perdérmela. Y no me mira. Y se me rompe el corazón un poco más con cada paso que avanza la procesión y cada minuto que pierdo de estar con ella.

Y me doy cuenta realmente de la envergadura de la mierda que es esta situación y de lo que tengo que hacer para que se acabe: IRME. Y además sé que ella me anima.

6 de abril de 2009

Highway To Hell

¿Por qué Semana? 
No dura justo siete días. 
¿Por qué Santa? 
Si es cuando a más putas juntas veo por la calle... 


En estos extraños días del año, 
cuando se aprecian aún más las diferencias: 
de dinero-poder, de pensamientos, 
de estilos, de ciencias y creencias; 
en estos días no sé qué hacer conmigo. 


Una mezcla heterogénea de sentimientos 
se me pega a los poros, todo me duele. 
Una despreocupación absoluta. Nada ya me importa. 
Simplemente me despojo de mí misma. 
Dejo sólo mi cara, mi cuerpo y mi par de piernas, 
que me lleven hasta donde la tradición o la novedad, 
la costumbre o la rebeldía, 
la sobriedad o el ansia 
quieran cada año arrastrarme. 


Ojalá que llueva...


___________________________________


Escribí este poema hace un par de años, justo cuando pasaba frente a mi balcón la Hermandad de Las Tres Caídas. Cada año lo releo y sigo encontrandome con que me define a la perfección en esta época del año que cada vez me resulta más contradictoria e interesante. Ya es muy tarde, pero puede que mañana hable un poco más sobre esto y siga afianzando mi plaza en el Infierno. Feliz Semana Santa. A todos.

1 de abril de 2009

Fiebre.

Hoy he actualizado en el fotolog.

No tengo mucho más que decir, la verdad. Estando mala y sin salir de casa nada más que para ir al médico y a la farmacia, no me ha pasado nada guay. Podéis comentar tanto aquí como allí, no me importa. Necesito tiempo. Pero no hay más, no existe más tiempo material. No se puede comprar ni vender y, aunque se pudiera, no tendría dinero para hacerlo. Necesito dinero. Pero no hay.