26 de octubre de 2009

OldweekNeweek.

El domingo empezaba a acabar así...

(click en esta imagen para ver mejor porque merece la pena)

...dando fin a una semana no muy agraciada del todo (salvo excepciones como ver Ágora con Bea) que mejoró con el fin de semana (salir con las niñas el sábado y con la familia el domingo).


La semana no ha empezado nada mal y promete mucho. Pero hoy tengo mucho sueño y no me apetece enrollarme, sólo hago esto por ponerle la miel en los labios a "heladodexocolate". Así que me voy a dormir con mis malos pelos y mi camiseta de donante de sangre.


Besos con marca.

24 de octubre de 2009

Mirando el correo.

Hoy no tenía entrada preparada para el blog. Estoy viendo Callejeros en Cuatro, mis padres han salido y he encendido el ordenador en un intermedio del programa. Como siempre, lo primero que hago cuando enciendo el ordenador es abrir el Messenger para ver si tengo correos o directamente abrir el Google Chrome y entrar en Hotmail.

Propagandas, respuestas en Facebook... ¡Oh, dios mío, un comentario Anónimo en mi blog! Con la moderación de comentarios tengo que leer y aprobar los comentarios antes de publicarlos. El de hoy lo he publicado. No me ha parecido ofensivo, pero sí un poco extraño y a la vez irrisorio.



La verdad es que no sé quién se dedica a esto. Tengo mis sospechas de quién se trata cuando los mensajes son del tipo "qué gorda estás", "como te puede querer nadie siendo como eres", "tu chica ha de ser un callo y estar contigo porque no tiene otra cosa que follarse"... Todo esto me lo paso yo por el arco del triunfo, ya lo he dicho en otras ocasiones, hay que buscarse otras cosas para ofenderme.

Pero que alguien venga a decirme que me invento las cosas, me ha pillado por sorpresa. Ese comentario me lo han dejado en la entrada "Rutinas" que escribí este mismo lunes:

http://vidadeunamariposa.blogspot.com/2009/10/rutinas.html

Mamá, si estás posteando en mi blog de forma anónima, da la cara. Sé que aún no he cumplido con todas las cosas que puse en la entrada. Lo del chocolate sabes que es verdad, llevo una semana sin tomarlo. Lo del fieltro, también, que tú me coses siempre los imperdibles porque a mí aún no me quedan bien. Sé que no me estoy levantando temprano todos los días, pero poco a poco lo voy consiguiendo...

No, en serio, esto es una puta ironía. Mi madre no usa ningún ordenador. Sinceramente, no sé a quien le causaré tanto interés como para que me escriba estas cosas. A mí todo esto me divierte, me halaga, en serio, me lo paso pipa. Me pregunto cada cuánto tiempo entrará en mi blog para ver lo que he escrito. Si también se empapa de las actualizaciones en mi fotolog, si me tendrá agregada al Facebook y verá hasta cuando le doy de comer a mis peces virtuales...

Yo voy a seguir siendo como soy y escribiendo lo que me viene en gana. Pero sin la necesidad de inventar, que con lo mío tengo suficiente como para además, echarme más cosas encima que no son reales.

Besos con marca.

PD: Ahora he puesto Sálvame y qué guapo es Álvaro Muñoz Escassi. :$

22 de octubre de 2009

Los jueves mujeres. 10: Kelly McGillis.

Quiero volver a retomar este post semanal con fuerza. Y para ello traigo a una mujer con fuerza y a un personaje con fuerza. La mujer de esta semana que me devuelve la ilusión en este tipo de actualización es:

Kelly McGillis.



Quizás la gente la recuerde más de esta guisa hace ya 23 años...





Fue la compañera de reparto de un joven Tom Cruise en Top Gun cuando tenía 29 años. El resto de películas que ha hecho no le han servido para llevarla a la fama, a pesar de haber compartido pantalla con actores y actrices como Jodi Foster, Harryson Ford, Helen Hunt, Alec Baldwin...







Kelly McGillis nació en 1957 en California. Lo cierto es que ella empezó como modelo dada su belleza, su altura y su figura, pero se decidió por la interpretación y estudió en varias escuelas de Los Ángeles y Nueva York. Hizo obras de teatro hasta que Robert Ellis Miller, director de cine, se fijó en ella y le dio su primer papel. Tras otro trabajo cinematográfico consiguió un papel secundario en la serie "One Live To Life". En 1985, junto a Harrison Ford y gracias a la química que hubo entre ellos, logró destacar con la película "Unico Testigo", en la que interpretaba a una madre amish que se enamora del policía al que da vida Ford.

El 86 y el 87 fueron buenos años para ella. El primero, con Top Gun y su papel de la sexy instructora de vuelo de Tom Cruise. La película fue la más taquillera de su año, lo que aumentó considerablemente la fama de Kelly. En el segundo trabajó codo con codo (y los rumores dicen que algo más) con Jodie Foster. Fue en la película "Acusados", donde daba rostro a la abogada del personaje interpretado por Jodie. Kelly puso mucho empeño en este papel dada su cercanía al caso que se trata en la película, una cruel violación, pues ella misma sufrió un asalto en su propia casa. Esta dedicación le valió varias nominaciones como actriz secundaria, en los BAFTA y el los Golden Globes. Aunque todos los elogios por esta película fueron para Jodie Foster, que incluso ganó el Oscar a la mejor actriz.

A partir de aquí sus trabajos han sido más discretos, con grandes fracasos como la comedia "Un Muchacho Llamado Norte" junto a Elijah Wood y Bruce Willis. Más recientemente se ha dedicado al teatro, con una exitosa adaptación de "El Graduado", dando vida a Mrs. Robinson.







A quienes hemos seguido la serie The L Word, Kelly McGillis nos suena porque fue el azote de Tasha (Rose Rollins) al hacer el papel de la Coronel Gillian Davis, abogada del ejército en el caso de expulsión del ejercito de Tasha por el delito de Conducta Homosexual. Mi mente enferma me hace verla bastante sexy con el uniforme...

















La razón por la que he decidido "traerla" a mi blog es la reciente salida del armario de la actriz. Ha estado casada dos veces y tiene dos hijas adolescentes, pero hace poco ha afirmado en varias entrevistas que "ha terminado con los hombres". Cuenta que desde bien joven, con unos 12 años, ya sabía lo que sentía por las mujeres, pero que para ella fue muy duro aceptarse dada la educación estricta que recibió, por la cual llegó a creer que dios la castigaba por ser lesbiana.

Los rumores sobre su sexualidad saltaron cuando hacía la película antes nombrada con Jodie Foster (abiertamente lesbiana desde hace años) y se dice que compartieron algo más que planos, cosa nunca confirmada. También hizo un película llamada "The Monkey Mask" en la que podemos ver unas escenas subiditas de tono entre ella y otra actriz:











La gente dice que los rumores se han terminado de confirmar por su aparición en The L Word, aunque este hecho no es para nada concluyente pues gran parte de las actrices del elenco de la serie, como Jennifer Beals (¡qué pena, por dios!), Sarah Shahi, Pam Grier o Cybill Sheperd, no son lesbianas, bolleras, tortilleras o cualquier otro apelativo referente a la homosexualidad femenina que a muchas nos gustaría que llevaran por bandera (unas más que otras, ok? dejemos a Pam y a Cybill como están).

Ella lo ha confirmado y punto, eso es lo que finalmente vale. Ha dicho que, de tener una próxima relación sentimental, sería indudablemente con una mujer. "Lo he hecho, necesitaba este cambio en mi vida. Es una parte del ser honesta contigo misma. Ha sido un gran desafío para mí".

Desde aquí todo el apoyo para esta actriz de 51 años que ha decidido, después de un duro proceso interno como el que sufrimos o hemos sufrido muchas, dar el gran paso. Nunca es tarde si el fin es sentirse bien con una misma.

¡ENHORABUENA, KELLY!



Besos con marca.

21 de octubre de 2009

Ágora.

Sólo tengo una palabra después de verla esta tarde.



PERFECTA.

19 de octubre de 2009

Tip.

Me he fijado que muchos de vosotros publicáis los mensajes dos veces porque creéis que a la primera no ha llegado bien. El caso es, que como dije hace un tiempo, he activado la moderación de comentarios. Por este motivo, los mensajes no aparecen publicados en el blog hasta que yo no doy mi aprobación. De hecho, cuando posteais, sale un mensaje (creo que en verde oscuro sobre fondo amarillo) que dice que el mensaje no será visible hasta que sea aprobado, palabras más palabras menos, pero algo así.

Así que cuando me dejéis un comentario, aseguraos de leer este mensaje y no desesperéis, que en cuanto me llegue la notificación, lo aceptaré y aparecerá. Siento si esto es algún tipo de molestia, pero no me apetecía darle más cancha a los anónimos cobardes y su intento frustrado de ofender.

Hoy prometí que me acostaría pronto, así que voy ya a ello. Mañana más y mejor.

Besos con marca.

Rutinas.



Sí a levantarme temprano.
No a trasnochar entre semana.
Sí a los cereales.
No al chocolate.
Sí al aerobox.
No a estar tanto tiempo tirada.
Sí a estudiar a diario.
No a dejarlo todo para el último momento.
Sí a pasar más tiempo fieltreando.
No a pasar tanto tiempo en el ordenador.
Sí a quererme. Sí a quererte. Sí a querernos.

SÍ, SÍ, SÍ. Es hora de una rutina autoimpuesta y deseada.

http://www.fotolog.com/butterfliedcsi/48733871

Besos con marca.

17 de octubre de 2009

Amor a la mexicana.


Bendito Spotify. Gracias a él puedo escuchar música de hace tiempo que me trae muchos recuerdos y muchas ganas de escribir. El otro día estuve escuchando a los Backstreet Boys. Junto al primer elepé de las Spice Girls, el de los chicos de la calle de atrás fue de las primeras cintas originales que me compré y que escuchaba en mi walkman hasta que las pilas decían "¡Basta!"

Pero de quien vengo a hablar hoy es de Thalía, que es a quien he estado escuchando hoy hasta que hace un rato he quitado Spotify y he tirado de iPod, ya que por lo visto el programita hace que a mi hermano su jueguecito de matar le vaya lagao.

Más que de Thalía, vengo a hablar de las cosas que nos producía. Hablo en plural porque acordarme de ella y de sus canciones es recordar irremediablemente a mi amiga de la infancia Yolanda. Yoli. Para nosotras Thalía era lo más. Nos sabíamos sus canciones, las bailábamos, veíamos su telenovela... Era todo un modelo de lo que era ser mujer. Y esta actualización me ha surgido mientras escuchaba esta canción suya:



Es una canción que siempre me ha parecido altamente sexy, apasionada. Ese disco del mismo nombre que la canción, "Amor A La Mexicana", es de 1997, así que por aquel entonces nosotras teníamos 10 años y soñábamos con tener un amor así, apasionado, fuerte, duro, machote... No sé, se me iba la cabeza mucho (que ahora no...) y me imaginaba que esa canción tiene el ritmo perfecto para follar con un fornido hombre moreno con el pelo largo enfundado en unos vaqueros con un cinturón de cuero y una gran hebilla. Y si se acaba de bajar de un caballo, también con melena, mejor.

Ahora... Ahora quizás preferiría tirarme a Thalía de muy diferentes maneras, aunque tampoco es desdeñable si se baja de un caballo con melena y trae solo unos vaqueros prietos con una gran hebilla...

Besos con marca.

16 de octubre de 2009

Guapas, sucias y ¿ricas?


La canción que he puesto allí me recuerda irremediablemente a la época en la que salía finde sí finde también con mi amiga Rasa y la liábamos hasta la mañana del día siguiente y guarreábamos y todo eso...

Teníamos la edad, teníamos el cuerpo, teníamos las ganas, teníamos el descaro y teníamos poco dinero, pero oye, normalmente conseguíamos lo que queríamos.

Esto también me recuerda la poca vida social que he ido adquiriendo poco a poco desde que empecé la carrera y lo vieja que me he vuelto. Ambas nos damos cuenta de eso, ya no aguantamos de juerga hasta las tantas, ni bebemos como antes hasta tambalearnos y devolver por las esquinas (ojo, eso Rasa, yo nunca poto, debo tener un super hígado o algo). xDDDDDDDDDD

Será que me doy cuenta de que hace ya cinco años que dejé el instituto, que entré en esa vida de adulta tan ansiada cuando eres una adolescente y de la que nunca he tenido del todo ganas. Yo era feliz en aquella época, tenía mis más y mis menos, pero no sé... De los 16 a los 18 ha sido cuando más he salido, cuando más amigos he tenido, cuando mejores notas sacaba, cuando más ligaba...

No sé si echo de menos todo eso o es que recordar estas cosas simplemente me pone feliz... Ahora tengo otras cosas que quizás son más importantes. Estoy a punto de terminar mi carrera y meterme por fin en el mundo laboral a trabajar de algo que más o menos, depende del destino que me toque, me gusta (y mucho si se trata de determinados puestos). Estoy empezando una relación en la que tengo muchas ilusiones puestas, en la que me siento querida, correspondida, cosa que nunca antes me había pasado de esta forma. Estoy cada vez más abierta, me escondo menos, maduro poco a poco...

Quizás debería dormir más y mejor, a buena hora y a ser posible EN MI CAMA y dejar de darle vueltas al coco y de jugar a juegos de Tamagotchi en la Nintendo DS a horas intempestivas porque extrañas tu cama, la almohada es demasiado dura, en la casa de al lado hay un niño diciendo "Hola, mamá!" y al día siguiente tienes que conducir 100 kms de vuelta a casa...

Besos con marca. (K)

12 de octubre de 2009

Bye bye, querido armario.


La tarde del viernes pasado podía haber sido una tarde de viernes normal. Después de merendar salí con mi madre a hacer las compras para el fin de semana tan largo que se avecinaba y tras ir a varios supermercados nos sentamos en la cafetería de siempre. Pedimos lo de siempre y nos sentamos en la mesa de la calle. Hablamos de cosas varias como siempre pero mi respuesta a un comentario cualquiera no fue la de siempre. Las palabras fueron:

-"Yo no quiero tíos pa na, no me hacen falta..."

Mi madre me dijo que entonces qué quería, ¿mujeres?. Y yo le respondí que a lo mejor. Tirando tirando del hilo, al final acabé contándole a mi madre que me gustan las mujeres y que estoy saliendo con Paula.

Al principio de la conversación, antes de contarle todo, me dijo que eso eran rachas que tenía la gente, que ella también había pasado por eso. Le dije que no, que sabía perfectamente desde los 15 o los 16 años que me gustan las tías. También me dijo que igual es que no había dado con el tío que me hiciera "tilín". Y aquí fue cuando dije la frase delatora:

-"Igual es que ya he encontrado a la que me hace "TOLÓN"..."

Ahí ya me empezó a bombardear a preguntas sobre quién era y le conté más o menos toda la historia mía y de Paula. Le dije que no había querido decir nada porque no sabía como se lo iba a tomar y ella respondió que no es nadie para meterse en eso si es lo que yo quiero y me hace feliz.

-"Tú te meterás todo lo que yo quiera que te metas, que para eso eres mi madre y confío en ti. Además, tampoco me esperaba del todo que te lo tomases a mal, sé cómo eres, pero no sé, no es lo mismo que sea tu hija quien te lo cuente..."

También me dijo que en cuanto llegásemos a casa le tenía que enseñar una foto de mi chica y le pareció muy guapa. Así que nada, las dos tan contentas nos fuimos a casa como cualquier viernes normal, pero algo había cambiado en esa tarde.

Algo liberador.

Besos con marca.