27 de julio de 2011

Fruslerías. (VII)

"Que me vendan un afinador pa mí
mis brazos en sol, mis piernas en si..."
http://grooveshark.com/s/Puta+Conciencia/1RZWWb?src=5

Me recuerdas tanto a ella... Y ella me recuerda tanto a ti... Y los sueños se entremezclan con pesadillas en un círculo vicioso tan agridulce... Sé en qué día estamos si mi madre se levanta para trabajar o no y si coincide conmigo en el cuarto de baño. O por lo que ponen en la televisión. La caja de cambios protesta cada mañana porque no sé cómo tratarla. ¿Qué hago yo si es a lo único a lo que no estoy acostumbrada en estos momentos? Y por no perder la costumbre, masturbo las horas de pura desidia. Porque las piernas no se abren por mucho que me tienten y es que no encuentro las palabras adecuadas para escribir un e-mail a pesar de llevar tanto tiempo queriendo abrir una nueva vía de comunicación. Si es que se me va la fuerza por la boca, siempre ha sido así, no sé de qué me asombro. En el botiquín no tengo anestesia que me ayude a soportar tanta tontería junta en tan poco espacio y tan poco tiempo. Así que llego a casa magullada un día tras otro, como una cadena de mamporros y hostias como lluvia de verano, que te cae de pronto y te cala los huesos casi sin darte cuenta. Se me atraganta la comida un día sí y otro no, así que tengo que estar alerta para no morir ahogada en este amasijo de insensibilidad aprendida. Y así durante 62 interminables jornadas sabiendo que terminarán, pero desconociendo si lo que viene después será mejor o peor. Sabiendo que lo que tengo no me gusta, pero desconociendo con exactitud que es lo que quiero.


Que me muerdan para que así al menos sienta algo.
Besos con marca.

21 de julio de 2011

Medusas.

Qué larga se me ha hecho la mañana. Empiezo a escribir esto a las dos y veintisiete de la tarde, habiéndome levantado a eso de las diez de la mañana. ¿Que qué horario es éste? Pues el que ha resultado fruto de haberme hostiado el lunes por las escaleras (sí, otra vez) y haber estado a punto de romperme la mano izquierda. Por suerte (creo) ha quedado todo en una contusión grave, con la mano muy fea y muy hinchada y muy morada y muy... vendada. Sí, vendada desde los nudillos hasta casi el codo, así que estoy en casa desde el lunes y no he ido a trabajar ni martes ni miércoles ni hoy. Mañana ya sí que quiero ir, que los fines de semana son más fuertes porque llega mucha gente y quiero tenerlo cubierto, ya que mi jefe me ha dado estos días sin problemas, no me los va a descontar y no he tenido que estar con trámites de baja ni nada. Y aquí estoy. Intentando ponerme al día con los blogs, que llevo un retraso importante. Viendo pasar las horas, que se me han hecho eternas, sobre todo esta mañana, que a las diez de la mañana, que es cuando estaría empezando mi jornada, estaba en la cama con los ojos como platos sin poder dormir más.

Es curioso. Ya no creo que se me vayan a volver a hacer largas las cuatro horas de trabajo diarias. También me he "dado cuenta" de que queda prácticamente una semana de julio, que en nada habrá pasado el primer mes de trabajo veraniego, que cobraré, que veré más cerca el tener unos días de relax y vacaciones (forzados, pero disfrutables y necesarios al fin y al cabo) cuando llegue septiembre y se me acabe el contrato, antes de empezar de nuevo a buscarme la vida.

Porque ésa es otra... Qué hacer cuando vuelva a quedarme en paro es algo que me ha estado asaltando mucho los pensamientos estos días. Llevo como una semana dándole vueltas a la idea de volver a estudiar de nuevo. Aunque no quería en un principio contar nada, por superstición o por tonta que es una, he encontrado un par de másteres que me han llamado mucho la atención. En concreto son tres, aunque dos están ya prácticamente fuera de mi alcance, bien por plazos o por poder adquisitivo (¿sabe alguien si las becas del MEC sirven para universidades privadas? graciasdenada). Queda el tercero, que a pesar de ser el que menos me gusta de todos, sigue gustándome bastante, sigue teniendo plazo para preinscribirse y sigue estando, más o menos, dentro de mis posibilidades. No voy a decir de qué va ni en qué ciudad es ni nada de nada. Si al final llegase todo a buen puerto, os enteraréis seguro.

El caso es que tengo bastantes posibilidades de conseguir la beca del Ministerio para hacer un máster y que, después de pagar el ordenador con el sueldo de este verano, algo me quedaría para ir tirando. Pero el problema viene cuando hay que considerar el hecho de que las becas pueden aprobarlas con más o menos celeridad, pero ingresarlas... Es harina de otro costal. Porque yo recuerdo haber recibido las becas en la universidad por diciembre, enero o incluso febrero. ¿Y qué pollas hago yo hasta entonces? ¿Y si no encuentro trabajo que compaginar con las clases del máster? Porque mi padre me ha dicho ya que el coche no me lo llevo así que el ir y venir y pernoctar en cualquier pensión mientras tanto, descartado... Así que no sé qué decidiré al final, pero lo que es seguro es que el día que me llegue un proyecto en el que lo vea todo fácil y viable, no me lo voy a creer.


Mientras tanto, medusas. Y Tumblr.
Besos con marca.

18 de julio de 2011

#100factsaboutme (VII)

36# Me echaron de la discoteca de ambiente que hay aquí en Huelva. Mi mejor amiga y yo íbamos antes de vez en cuando y una noche que estaba prácticamente vacía, ella iba más pedo que Alfredo, potó abrazada al váter, se cayó en medio de la pista y nos instaron amablemente a abandonar el local. Vergüenza extrema. Como venganza, la llevé por el camino más largo desde la disco hasta mi casa "para que se le pasara" y la monté en el único taxi que la quiso llevar con el dinero para pagar en un montón de monedas pequeñas.

37# He hecho de paje de Los Reyes Magos en el colegio donde estudié la Primaria. Fue en mi primer año de carrera, mi padre hacía ese año de Melchor y de un par de trajes antiguos me hicieron uno de paje. Me encargué de ir clase por clase anunciando la llegada de Los Reyes, jugando con los críos y repartiendo caramelos. Fue una de las cosas más bonitas que he hecho nunca y siempre recordaré que a la salida ese día, mientras esperaba a mi hermano, una niña dijo que "antes de Los Reyes ha venido una mujer vestida de princesa" y que era lo que más le había gustado mientras me miraba un poco raro.

38# Estando en el segundo año de carrera viví una final del Carnaval de Huelva en el Gran Teatro y días después la Cabalgata. Mi padre estuvo muy vinculado al Carnaval de Huelva antes de yo nacer y cuando era un bebé y siempre llevé un traje igual al de sus comparsas en miniatura. Por eso, al cabo de los años volvió al mundillo pero esta vez de jurado. Y ese año mi madre y yo fuimos con él a varias actuaciones y sobre todo a la final, a la que fuimos disfrazadas, ella de china y yo de vaquera. Ella tenía pase pero yo entré por la cara y lo viví todo desde "el gallinero", que es la parte más alta. Conocí al pregonero de ese año, el cantante Miguel Sáez, y me lo pasé genial a pesar de que a mí el Carnaval no me gusta en exceso. A los pocos días fue la Cabalgata, a la que fui con una de mis mejores amigas. Yo repetí disfraz de vaquera y ella fue de india, todo bastante do it yourself pero que nos quedó muy bien. Y además tuvimos la suerte de que una de las bandas de música iba disfrazada de indios y vaqueros, nos acoplamos a ellos y nos hicimos todo el recorrido cantando, bailando y haciéndonos fotos con niños. Que al día siguiente me quisiera morir de cansancio no importa.

39# Siempre que me como un sándwich empiezo por los bordes y voy mordiendo en círculos, comiéndomelo de fuera hacia dentro. Ya lo hago inconscientemente, es otra de mis manías a las que yo prefiero llamar rutinas interiorizadas.

40# De bebé siempre dormía con una gasa o trapito que retorcía con los dedos. Cuando fui un poco mayor, lo que hacía era que esa gasita o pañuelo la cogía con un par de dedos y me la iba metiendo debajo de las uñas. Sí, en plan pasarme un filito bajo la uña de lo que fuera que tuviera en las manos y así me iba quedando dormida. Lo sigo haciendo inconscientemente, ya sea con la funda de la almohada, con la sábana, con la ropa de camilla cuando duermo la siesta, con el pijama...

------o------

Si dividiera mi contrato en cuatro partes, esta semana habría pasado el primer cuarto. ¿El balance? Positivo y negativo. Hasta hoy, que he estado dos horas sin parar (pero me he ganado un beso de una tía buena, ¡ja!), no he estado atendiendo a mucha gente, lo cual está bien porque es señal de que no han pasado muchas cosas desagradables (supongo que a nadie le gustaría estar de vacaciones y sufrir el acoso de los mosquitos, que uno de los niños del grupo se caiga y se haga daño, etc) y he tenido tiempo para leer y para conectarme a internet, avanzar un poco con los blogs y hasta plantearme una idea de futuro que de momento no me apetece revelar. Sin embargo, también hay una parte negativa. No sé qué me pasa, pero no me he adaptado nada al horario, a levantarme temprano y ponerme en marcha. Bueno, eso sí lo hago, ya que una vez que me levanto me espabilo y estoy bien. Pero luego, cuando llego a casa, estoy rendida, muerta de sueño durante casi todo el día. Duermo un par de horas siesta y duermo por la noche y siempre siento que podría dormir más, que me quedaría horas y horas durmiendo. Y eso supone que no hago casi nada en todo el día, que no salgo apenas, que no tengo tampoco ganas de hacer planes, de quedar con nadie...

No sé, es contradictorio. Porque luego siento que estoy aburrida, que estoy desperdiciando el verano y que trabajar no debería ser incompatible con pasármelo bien. El hecho de tener que trabajar cada día y no tener descanso alguno, me tiene agotada y rara, más de lo que ya lo soy de fábrica. Pero la semana que entra se presenta con un buen plan para el sábado, que espero llevar a cabo al final y pasármelo bien, haciendo algo diferente. Crucemos los dedos para que acompañe el buen tiempo, la buena compañía, las ganas y todo lo demás.

Supongo que habrá influido que este fin de semana ha sido algo "duro", por llamarlo de alguna forma, y que yo soy también algo distinta, interiormente, al año pasado. Siento que me muevo porque es lo que toca y no porque haya algo que me mueva, que me atraiga... Y estoy intentando que eso cambie, aunque no sepa bien aún por dónde encaminarme.


Besos con marca.

13 de julio de 2011

Lesbianas que no te encontrarás en Huelva.



"For years, lesbian fashion has been an oxymoron."

Hay que tener en cuenta para este post que yo me suelo mover por "Heterolandia" la mayor parte del tiempo y que Huelva es un sitio pequeño y con cierto retraso aun (cada vez menos) en cuanto a modas, tendencias, cultura, pensamiento y demás. Pero con este avance tecnológico y esta globalización en la que estamos cada vez más inmersos (¡si ya tenemos hasta un H&M!), me resulta cuanto menos curioso ver siempre el mismo tipo de lesbiana clásica con ropa deportiva, aspecto de chicazo, pelo corto o con greñas de estas colganderas por detrás... Sí, hay chicas lesbianas por aquí que no son así, está claro. Pero no suele haber otro estilo diferenciado además de ese, ya que estas chicas que no encajan en el perfil propiamente butch suelen ser distintas entre sí y, sobre todo, ser de un estilo inclasificable o lo que se conoce como "yo es que visto normal". Pelo en melenita "normal", sin cortes chulos, asimétricos o rapados. Ropa "normal", combinada sin grandes extravagancias (a veces sin mucho/ningún gusto) y sin seguir ningún patrón estético de tribu urbana. Y se mueven por sitios "normales", no se suelen meter mucho en el ambiente y, cuando lo hacen, salen un poco espantadas. También he de hacer mención especial a ese grupo heterogéneo de modernas-indies-jipis-punk que sé que existe porque tengo alguna que otra por mi Tuenti y que son, de las que conozco, las que más molan.

Por todo esto, cuando me topé en un Tumblr con esta página en la que Kristin Smith nos trae los nuevos tipos de lesbiana de la escena de San Francisco, contándonos qué tipo de ropa llevan, qué gustos suelen tener y en qué garitos te las puedes encontrar; no me pude contener el guardarme la página para después poder enseñárosla. No sé cuántas de nosotras podrá ir a dicha ciudad a mezclarse con la fauna que os traeré a continuación, pero nunca está de más conocerlas un poco, ¿no? Además, quien siga The Real L Word, a pesar de ser una serie ambientada en Los Ángeles, podrá ver en cada capítulo alguno que otro de estos looks bolleros. 

Y como una imagen vale más que mil palabras, vamos del tirón a la manteca.



Look: Nueva versión del clásico femme. Estas mujeres visten tacones altos y vestidos pero pueden patearte el culo. A menudo están tatuadas y llevan un pelo largo y oscuro perfectamente peinado. A veces pueden parecer un poco rockabilly y otras pinups vintage. Podrían pasar por heteros, pero cualquier bollera las reconocerá como una de ellas.

Cuando vi esta descripción, la primera chica en que pensé inmediatamente fue Sara Bettencourt, uno de los affaires de Whitney Mixter, la player de The Real L Word. También me valen Romi Klinger y Rachel Rodríguez, que también protagonizan esta serie/reality y que también han tenido sus cosas con Whitney. (Aunque Romi, estéticamente, también podría encajar en las Astro Dyke que ya veremos más adelante.)




Look: Este grupo se identifica más con los chicos gays que con las bolleras en cuanto al estilo y a la sensibilidad, a pesar de que siguen las bases bolleras. Lo parten con camisetas vintage cuidadosamente seleccionadas, camisas de cuadros a medida y vaqueros extravagantes dentro de sus botas desabrochadas. Su pelo suele ser despeinado y con corte de chico. A veces también se las conoce como soft butch.

Aquí pensé en la antes mencionada Whitney Mixter que, a pesar de no llevar el pelo corto, cumple con el resto de características del look Fag Dyke. Quienes vean la serie estarán de acuerdo conmigo en lo de las camisas, camisetas, vaqueros y botas.



Look: Puedes encontrar a estas lesbianas masculinas del brazo de las tough femme. Les gustan las camisas rectas, las pajaritas y los sombreros. Sus zapatos son elegantes e incluso cuando visten vaqueros, sus pantalones son ajustados. Cuando salen, visten bien. Sólo su pelo les lleva horas para peinarlo y ponerle gel para que esté perfectamente colocado. Un fact poco conocido fuera de la comunidad bollera: las butch emplean más tiempo en su cabello que las femme.

Al ver la imagen que acompaña a la descripción se me vino a la cabeza la cantante Janelle Monáe, aunque no sé si esta chica entiende o no. Cuando a veces Kelsey Chavarria de The Real L Word se arregla, lleva un estilo parecido a este tipo de lesbiana aunque normalmente lleva un rollo más dejadillo.



Look: Estas mujeres con estilo son muy activas en la escena lésbica, pero también se sienten muy atraídas hacia lo espiritual. Tienen un armario rebosante de ropa y zapatos vintage. Te preguntarán tu signo antes que tu nombre y se las arreglarán para conseguir pendientes de cristal y quemar incienso sin parecer demasiado hippies. Son específicas de San Francisco, hasta que se mudan a Nuevo México para establecerse.

(¿No parece uno de los Ramones?)


Look: Gracias a escritoras bolleras como Michelle Tea, la escena literaria lésbica se está fortaleciendo. Estas mujeres suelen tener el pelo salvaje, revuelto de estar enfrascadas en la poesía, y gafas monas de empollón. Aún hacen fanzines y probablemente coleccionen máquinas de escribir. Compran (y lo parten con el) vintage, en parte porque ¿quién se puede permitir ropa nueva con el sueldo de una escritora? Estas bolleras pueden ser femme, butch, andro o cualquier otro tipo - pero prevalece la de poeta sobre todas las demás identidades.

No. Jennifer Schecter no es una Literary Lez. Circulen.



Look: Estas chicas aman sus bicicletas y patinetes tuneados, tanto como sus sudaderas con capucha y sus caros vaqueros, siempre con un lado enrollado hacia arriba. Pueden llevar zapatillas deportivas o gorras, pero siempre serán unas Vans de edición limitada y una gorra messenger hecha a mano. Son chicas duras y deportistas, aunque no las pillarás viendo deportes a no ser que se trate de cosas límite como el Roller Derby o la lucha libre.



Look: Estas señoras son parte del movimiento campesino urbano. A menudo visten camisas de cowboy con botón de perla, botas y vaqueros. Suelen vivir en el exterior de Mission y Bernal Heights y llenar sus pequeños patios con pollos, colmenas e incluso cabras. Frecuentan (o en ocasiones trabajan en) el Rainbow. A menudo profesoras de Trabajo Social, también cubren su tiempo libre enseñando jardinería a los jóvenes de la ciudad.

Llega el momento en el que yo me pregunto dónde se esconden este tipo de lesbianas por aquí, si es que sólo son típicas de Estados Unidos, si es que aquí vamos más atrasados que el culo o si es que hay otros tipos de bolleras que se escapan a mi conocimiento (que no me extrañaría). Así que ya sabéis lo que toca ahora, ¿no? Muchos comentarios ilustrándome los tipos de bollos, lesbis, tortis, machorras y demás fauna sáfica de las calles de vuestras ciudades, a ver si, entre todas, vamos viendo si los estereotipos se repiten o en cada zona tenemos un tipo de lesbiana autóctona.

(Ahora es cuando me llueven las hostias,
las piedras y los huevos y me echan de 
mi propia ciudad por hacer un poco de
humor sin mala idea. Rezad por mi alma.)

Besos con marca.

12 de julio de 2011

Las cosas que no importan.

"Cuando las luces se apaguen, quitándote la ropa en la parte de atrás de un Volskwagen, sé que estarás camino a tu casa por la autopista de la nostalgia. Y cruzarás aquellos bosques azules sin darle importancia al sabor de las nubes. Ya pensarás en el tiempo que hace que nadie te dice algo tan dulce. Yo sé que estarás escondida, dejando la luz encendida, quedándose medio dormida, buscando en un sueño dónde está la salida. Qué va. No hay quien encuentre esa llamada perdida, no hay quien te salve la vida. Estarás vestida de novia en Las Vegas, serás una estrella que ya no brilla.

Quizás cuando estés más lejos que nunca comprendas que nadie tenía la culpa. O tal vez en ese preciso momento recuerdes que fui tan importante para ti que nunca te imaginé tan lejos. ¿Cómo pudimos llegar a perdernos después de tanto tiempo? Fui tan importante para ti que nunca te imaginé tan lejos. ¿Cómo pudimos llegar a perdernos? Lo intentaré de nuevo... 

Fue tan importante para ti... Fue tan importante... Fue tan importante para ti... Fue tan importante...

Estáras cambiando canales, leyendo revistas que nunca me harán entrevistas. Viviendo en la misma cuidad infinita, casualidades nos pierden de vista. Y hoy se van como si fueran hojas que el viento se antoja llevarse a ninguna parte. No sé si debo contarte que estarás buscando a alguien que vuelva a ser como nadie. Estarás besando la nicotina, serás Miss Cafeína. La reina del baile de antiguos alumnos buscando un doctor que le quite los puntos a tu corazón disecado. Estarás tan segura de que me has olvidado que... ¿De qué? ¿De qué? ¿De qué? Estarás tan segura ¿de qué? ¿Eh? ¿De qué? ¿De qué? ¿De qué?

Quizás cuando estés más lejos que nunca comprendas que nadie tenía la culpa. O tal vez en ese preciso momento recuerdes que fui tan importante para ti que nunca te imaginé tan lejos. ¿Cómo pudimos llegar a perdernos después de tanto tiempo? Fui tan importante para ti que nunca te imaginé tan lejos. ¿Cómo pudimos llegar a perdernos? Lo intentaré de nuevo... 

Fue tan importante para ti... Fue tan importante... Fue tan importante para ti... Fue tan importante..."


Shinoflow - Fue Tan Importante

---o---o---o---

Ni inspiración ni ganas ni ánimo ni nada. Voy a ver si me llevo el portátil al trabajo y cojo wifi desde el botiquín y me pongo al día con los blogs, que llevo una semana de atraso. Me he leído en 12 días "Los Pazos De Ulloa", "La Vida Es Sueño" y "La Colmena". La cosa está floja floja, aunque los mosquitos están empezando a hacer de las suyas y de vez en cuando, con cuentagotas, tengo una visitilla o dos de gente "comía" de picaduras. Me está saliendo más caro ir al trabajo que quedarme en casa... O se pasa rápido Julio o me da algo, en serio. Que para colmo, parte de lo que cobro tiene que ir al banco para pagar la beca-préstamo con la que compré el portátil. Me da, me da. Tengo un burbujeo interno, un come-come... 


Y a pesar de tanta "vida interior" me siento tan vacía...
Besos con marca.

7 de julio de 2011

Halo.

"Y era verdad. No sólo no lo había echado de ver, sino que tan natural contingencia no se le había pasado siquiera por las mientes. La veneración que por Nucha sentía y que iba acrecentándose con el trato, cerraba el paso a la idea de que pudiesen ocurrirle los mismos percances fisiológicos que a las hembras del mundo. Justificaba esa candorosa niñería el aspecto de Nucha. La total inocencia que se pintaba en sus ojos vagos y como perdidos en contemplaciones de un mundo interior, no había menguado con el matrimonio; las mejillas, un poco más redondeadas, seguían tiñéndose del carmín de la vergüenza por el menor motivo. Si alguna variación podía observarse, algún signo de revelador del tránsito de virgen a esposa, era quizá un aumento de pudor; pudor, por decirlo así, más consciente y seguro de sí mismo, instinto elevado a virtud. No se cansaba Julián de admirar la noble seriedad de Nucha cuando una chanza atrevida o una palabra malsonante hería sus oídos; la dignidad natural, que era como su propia envoltura, escudo impalpable que la resguardaba hasta contra las osadías del pensamiento; la bondad con que agradecía la atención más leve, pagándola con frases compuestas, pero sinceras; semejante al caer de una tarde apacibilísima. Parecíale a Julián que Nucha era ni más ni menos que el tipo ideal de la bíblica Esposa, el poético ejemplar de la Mujer fuerte, cuando aún no se ha borrado de su frente el nimbo del candor, y sin embargo, ya se adivina su entereza y majestad futura. Andando el tiempo aquella gracia había de ser severidad, y a las oscuras trenzas sucederían las canas de plata, sin que en la pura frente imprimiese jamás una mancha el delito ni una arruga el arrepentimiento. ¡Cuán sazonada madurez prometía tan suave primavera! Al pensarlo, felicitábase otra vez Julián por la parte que le cabía en la acertada elección del señorito."

Del fragmento XIV de Los Pazos De Ulloa
Emilia Pardo Bazán

----------o----------

"Julián no se me antoja, de momento, enamorado de Nucha. Pero la consideración y la imagen que tiene de ella podrían compararse a la adoración y la idealización que los enamorados suelen hacer del igual en quien depositan sus sentimientos.

Se tiende a ver a esa persona como un ser especial y no en el sentido de que parezca ser alguien único en su especie, capaz de acelerar cualquier proceso fisiológico y lograr lo contrario con el pensamiento y el razonamiento, que también. A lo que me refiero es que se deja de apreciar a la persona en su conjunto, se obvian las cosas naturales del ser humano, los defectos y los más bajos instintos y quehaceres del organismo. Y, en cambio, se ensalzan las virtudes, las bellezas y se cubre al amado o amada de un hermético halo de alteza, perfección y exclusividad.

Pero el viento le despeina el flequillo a todo el mundo por igual, el sol va dorando pieles sin distinción y el agua lava todas las caras a las que se acerca. Y aquel recubrimiento casi mágico en el que antes se envolvía el objeto de nuestros suspiros, a través del cual lo admirábamos como quien aprecia reliquias en las vitrinas de una exposición, va deshaciéndose en tiempo, conversaciones, roces y amor.

Amor. Porque es entonces cuando su flequillo despeinado o su voz algo irritante o esas arruguitas que se le empiezan a marcar en el rostro hacen acto de presencia. Y muchos más de los defectos que desde siempre han estado ahí, completando a ese ser tan especial. Pero en lugar de repelernos cual polos del mismo signo enfrentados cara a cara, aceptamos con brazos, piernas y corazón abiertos a esa nueva dimensión de la personas que antes se nos escapaba.

Es esta, para mí, la mayor diferencia, el paso clave y fundamental entre estar enamorado y amar. Con todas las consecuencias, que ya se verá si son malas o buenas."

3 de Julio de 2011
Estela R. G.


Primer escrito de la temporada de camping. Sabía yo que leer y tener ratos de tranquilidad me inspirarían, igual que el verano pasado en el que muchas de las entradas las escribí en el botiquín. Lo que no me imaginaba era que, dada la poca actividad literaria que he tenido durante estos meses, me fuera a inspirar tan pronto.

Estaba leyendo ese pase en el que se cuenta como Julián, el nuevo capellán de la casa de Ulloa, obvia los atributos propiamente femeninos en Nucha, por la que siente una gran admiración casi fervorosa, como si se tratase de una virgen. Él se olvida, en su adoración, de que Nucha es una mujer recien casada, en edad fértil y con un marido que busca descendencia legítima.

Fue entonces cuando hice, en cuestión de microsegundos, un repaso mental y prácticamente involuntario de mis enamoramientos, de las personas a las que he sentido amar, de quienes han despertado sentimientos en este cuerpecito mío. Vi cómo había, en ese microfilm que acababa de pasar y se había quemado al final, gente que con el tiempo me había desencantado, haciéndome pensar la típica frase de "cómo me pudo gustar si es tal o cual...". Olor a tabaco negro, infantilismo ilustrado, las manos muy largas...

Pero toda cara tiene su cruz. O al revés, no sé cuál es la buena, me pasa como con la cal y con la arena. Y entonces aparecen esas arruguitas alrededor de los ojos que me encantan. Esas pequitas por la nariz y pómulos, esa voz que tanto me tranquiliza, ese estilo de vida con su punto bohemio, esos ojos de loca...

Besos con marca.

PD: El libro me ha gustado mucho. Es cierto que hay una parte en la que hablan sobre unas elecciones en las que participan algunos de los protagonistas que no me ha llamado nada la atención y que he leído un poco de corrido, pero el resto de la obra es maravillosa. Puedes ir haciéndote una idea mental de lo que va narrando la autora: lugares, personas, edificios... Me ha pasado un poco como con La Barraca, que también me gustó bastante. Pero en este caso, el final te deja lugar a imaginar qué pasó y a quedarte con esa sensación final de cerrar un buen libro.

6 de julio de 2011

Brevemente.

Lo sé, lo sé, lo sé... Estoy desaparecida total, no actualizo, no comento, no leo blogs... No me ha pasado nada malo, simplemente llego super cansada a la hora de la cena y me acuesto al ratito. Y en el trabajo el año pasado no cogía el wifi de allí, no sé si este año podré, pero de momento no me he llevado siquiera el portátil al botiquín.

Las cosas por allí son casi como el año pasado. El casi incluye que la compañera con la que mejor me llevaba no está este año, hay una nueva en el súper, uno nuevo en recepción, menos gente contratada... Pero el casi es, sobre todo, porque hay POQUÍSIMA gente. He atendido a 3 personas en 5 días. Sale y entra poca gente, hay poca ocupación... A ver si mejora la cosa conforme avance julio y entre agosto...

Yo por mi parte estoy tranquila... Porque a ver... Que yo trabaje supone que haya gente a la que le haya pasado algo y eso es lo último que yo querría... Así que me paso las mañanitas leyendo, que sigo con Los Pazos De Ulloa, ya voy llegando al final; y a ratitos estoy por el supermercado, que cae justo frente a mi sitio y veo si se acerca alguien. Y bueno, ya he escrito algo, cortito, una pequeña reflexión que se me ocurrió leyendo a la Pardo Bazán que ya subiré.

Y bueno, el resto del tiempo, como estuve toda la semana pasada con la dieta, lo dedicaba a descansar y no alterarme mucho, que lo estuve pasando mal sobre todo los últimos días. También he estado por la playita un par de días y de paseíto con la familia por Punta Umbría. Que por cierto tengo que venir a contar también los cambios de la dieta y demás...

En fin, que esto era solo por dar señales de vida... A ver si soy capaz de organizarme mejor, suprimir la siesta y dedicar un ratito todas las tarde al noble arte del blog. xD

Espero que estéis genial y que cuando me pase por vuestros lares 
tenga muchas cosas que leer.
Besos con marca.

2 de julio de 2011

Día 5.

Pues bueno, aquí estamos otro día más... Hoy con la novedad del inicio del contratito en el camping. La verdad es que el día de hoy solo ha servido para poner en orden el botiquín, que me ha consumido casi 2 horas. He tenido que mirar toooodas las cajas de medicamentos y cremas, ver las fechas de caducidad, ponerlas por orden alfabético, que me gusta a mí así para tenerlas controladas... Y hacer una lista con todo lo necesario para que Don Saturnino, que así se llama el tío de mi jefe (que también parte el bacalao allí, vamos), me traiga todo lo necesario de la farmacia. Cuando lo tenía ya todo ordenado (que mañana tendré el pedido allí y me tocará volver a colocar todo lo nuevo) me miré las manos y ¡horror! tenía más mierda que el rabo de una vaca. ¿Desde cuando no pasan por allí las limpiadoras, dios mío? Como mañana al irme no esté aquello limpio les voy a tener que dar un toquecito, que luego me dan los atacones de alergia y hombre, que no es lógico que en un sitio donde tengo que atender a la gente haya suciedad, ¿no?

Y como estuve entretenida casi dos horas, cuando cogí el libro que he empezado, Los Pazos De Ulloa, empezó a venirme el hambre. Sí, me moría de hambre a las 12 y algo del mediodía y encima no llevaba nada para picar ni sabía si en el supermercado del camping iban a tener algo que pudiera permitirme con la dieta, así que me harté de agua y mascando chicle y leyendo, pasé las dos últimas horas.

Ya no me encuentro tan flojita como el otro día, aunque bueno, tampoco estoy para tirar cohetes. No sé si he perdido mucho o poco, no me he pesado aún porque prometí no ser obsesiva y pesarme solo una vez a la semana, así que el lunes que viene ya veremos...

Por lo pronto hoy hemos hecho mi madre y yo unos intentos de muffins de chocolate con alimentos tolerados. El cacao es desgrasado y sin azúcar, el salvado, la levadura, huevos, edulcorante líquido y queso batido desnatado. A ver, buenos están y mañana voy a tener algo dulce para desayunar, pero ojalá me hubieran quedado como estos:

(No valgo para la cocina, ok, necesito encontrar 
una mujer que me cocine y me cuide culinariamente.)

Así que bueno, sigo con los ánimos bajitos, pero como el día de hoy ha sido entretenido, no he pensado mucho en las paranoias que contaba el otro día. Que por cierto, tengo que daros las gracias todos los que me habéis apoyado estos días, en serio. Me habéis ofrecido apoyo, ayuda, consejos, ánimo, vivencias vuestras... Mil gracias de corazón por los correos, los comentarios en el blog o en el Facebook. Os quiero a todos. (modo Nati Abascal OFF)

Espero cambiar pronto de tema en el blog, que este tipo de entradas tan autobiográficas y ególatras no me gustan tan seguidas, que a mí me mola traeros algún temita del que hablar, mujeres guapas, música, fotos bonitas o poemas. A ver si me hago al ritmo de trabajo y sueño y tal, me pongo un ratito al día para actualizar y ver vuestros blogs y todo vuelve un poco a la normalidad.

Pasad un buen fin de semana de inicio de Julio.
Besos con marca.