20 de julio de 2013

La Pena.

Hace unos días mi madre me contaba que una conocida está viviendo y trabajando en Estados Unidos con su novio. Por lo visto la chavala está harta de que le pregunten si la situación en España está tan mal como la pintan, si hay tanta corrupción, tanto ladrón, tanta mentira... Cuenta que a veces incluso le da hasta vergüenza decir que es española. Yo, con esto, me suelo indignar, porque me cae mal la gente que reniega de su tierra o la pone por los suelos o se avergüenza de decir de dónde es.

Suelo pensar que los sitios los hace la gente que vive en ellos y que en sus manos está, de alguna forma, el hacer de ese sitio un lugar agradable. Habrá pueblos, ciudades y países con más o menos historia, con más o menos patrimonio, con dirigentes más o menos honrados... Pero eso no implica que sus gentes no puedan ser amables o sus calles acogedoras. Si tú mismo tiras por tierra el lugar en el que naciste, en el que creciste, en el que vives o simplemente el que te acogió cuando tuviste que salir del tuyo por necesidad, no te molestes cuando alguien de fuera venga y lo desprecie, porque tú has sido el primero que no lo has defendido. O ya no hablemos de defender, sino de apreciar.

Yo, por ejemplo, soy la primera que me percato de todas las carencias que tiene Huelva (capital). Hasta hace poco históricamente hablando (1823) pertenecíamos al Reino de Sevilla y era lógico que "la capital" se llevara la mejor parte de todo. Por otra parte, hubo un fuerte terremoto en Lisboa en 1755 que destrozó buena parte del patrimonio arquitectónico de Huelva, además de cobrarse numerosas vidas tanto en Portugal como en España (sólo unas 1000 en Ayamonte, imaginaos) e incluso hasta en Marruecos. Y bueno, luego está la mano del político de turno que gobierne en Huelva (Partido Popular desde 1995), que no sé qué tienen en contra de haber remodelado y mantenido los pocos edificios con historia que nos quedaban, porque la mayoría acaban hechos escombros y dando lugar a nuevos edificios o a solares vacíos que lo único que hacen es "coger mierda". Y no voy a hablar de la ría y los sentimientos encontrados que me produce, porque daría para varias entradas y mi blog no va sobre esto. La provincia de Huelva es cosa aparte. Es bella a rabiar. Tiene sierra, gastronomía, vistas espectaculares, tradición... Tiene costa, dunas interminables, arena blanca y fina y tantísima luz...


Soy la primera que defiende a Huelva a capa y espada y que se partiría la cara si en sus manos estuviera el poder mejorarla. Me gusta su tranquilidad, su poder ir andando casi a cualquier parte, su Muelle del Tinto y su Puerto (aunque ahora una cadena de restaurantes lo haya acaparado tanto). Me gusta mi calle, tranquila cuando tiene que serlo y bien colocada para ser testigo de actos como Semana Santa, cabalgata de Reyes, manifestaciones de todo tipo... Tenemos casi de todo, aunque la oferta cultural y universitaria, por ejemplo, sea mejorable y aunque haya noches en las que el aire parezca que nos va a intoxicar. Y como Huelva, de un modo más general, me gusta España.

Pero llega un día en el que te encuentras con una noticia como ésta...


...y te entran ganas de replantearte todas tus creencias.

El estupendísimo gobierno formado por un puñado de inútiles que otro puñado de inútiles aún más grande nos impuso, aborregados, votando al PP sólo por querer castigar al PSOE, se escuda en motivos de austeridad económica para imponer su ideología en un tema tan controvertido como es el de formar una familia. En un momento histórico en el que buena parte de los países del mundo está dando pasos hacia la igualdad aprobando el matrimonio entre homosexuales, en España (ese país supuestamente tan influenciado por el "lobby gay", según católicosapostólicosromanosyespíritusantoamén) el gobierno insta a las Comunidades Autónomas a excluir de los programas de reproducción asistida a lesbianas y mujeres solteras, poniendo como motivo la falta de problemas para concebir. Además, restringe aún más las condiciones para parejas heterosexuales (edad de los progenitores y tener ya algún hijo natural, por lo que si el problema de infertilidad te ha llegado con algún hijo ya en el mundo, olvídate de darle algún hermano, no te lo mereces). Se amparan en que las Comunidades Autónomas que sí lleven a cabo estos tratamientos a mujeres solteras y parejas de lesbianas, pueden seguir haciéndolo si son capaces de demostrar solvencia económica, cosa que en el estado de crisis en el que vivimos, no creo que sea demasiado fácil.

Por lo tanto, los motivos son supuestamente económicos y no ideológicos. Claro que sí, campeones, claro que sí. No es homofobia velada, qué va, eso somos los del "lobby gay", que somos unos malpensados todos. Venga, hombre... Está más que claro que quieren imponer su modelo heterocéntrico de pareja, de familia y de vida. Que creen firmemente que una mujer que ha decidido formar una familia sin marido o una pareja de mujeres que se quieren y tienen la necesidad de llevar a cabo la consecución de ese amor formando una familia con hijos, no tienen el derecho de que el Estado les ayude a hacerlo. Y ojo, daos cuenta de que he dicho "formar una familia sin marido", no sin "un hombre". Porque esa mujer soltera y esas madres lesbianas tienen padres, hermanos, tíos, primos, amigos. Hombres a su alrededor que las quieren y las apoyan (no en todos los casos, claro, pero en general) y que serán los referentes masculinos de los futuros hijos. Si es que hay que ver estas lesbianas, encima de machorras, caprichosas.


Cuando el Tribunal Constitucional avala el matrimonio entre personas del mismo sexo poniendo al mismo nivel a los diferentes tipos de familia, el gobierno, un gobierno supuestamente democrático, no debería poder seguir coartando los derechos de las familias que ya son legales en todos los aspectos. Pero aquí estamos, señoras y algún señor que me lee. Leyendo día a día cómo siguen queriendo imponer, poco a poco, su forma de ver y vivir la vida. Se cargaron la asignatura de Educación Para La Ciudadanía porque hablaba, entre otros temas, de los diferentes modelos de familia. Y claro, todo lo que no sea padre, madre y muuuuuuchos hijos engendrados porque así lo quiere su dios (y ni se te ocurra usar el condón, si acaso marcha atrás y si tu mujer se queda embarazada o apechugas o te vas al extranjero, tú que puedes permitírtelo, ya que tus leyes también impiden abortar libremente) no se puede considerar familia.

El matrimonio, eso que ellos tanto defienden, tiene como utilidad, entre otras cosas, formar una familia. A veces las partes que forman un matrimonio no quiere tener descendencia, pero otras es lo que más desean en el mundo. Y ya no es simple deseo. Es necesidad, es instinto, es pervivencia. ¿Por qué tengo que gastarme un dineral en tener un bebé? ¿Por qué no puedo tener los mismos derechos que el resto de personas? ¿Por qué no puedo tener acceso gratuito a un avance médico si existe la posibilidad? ¿Por qué formar una familia, para personas como yo está visto como un capricho y para el resto es una simple necesidad? Y no me vale que nadie me diga que podría haber elegido ser heterosexual y haber tenido hijos de la manera tradicional porque ser homosexual no se elige. Se elige vivir o no como gay, lesbiana, etc., pero eso no cambia lo que se es ni lo que se siente. Y pobre del que elija vivir como algo que no es. Ese argumento ya está muy manido y devaluado, de verdad, nadie me va a convencer con algo así.

Por eso, no es vergüenza por ser española lo que siento a veces, con este tipo de temas. Nunca diría que me avergüenzo del país en el que nací, aunque sí lo haga de muchos de los indeseables que lo pueblan. Es pena lo que siento por España. Pena porque haya gente que no pueda desarrollar su vida de forma plena, tranquila y feliz. Pena porque haya gente que quiera seguir controlando la vida de los demás sólo porque se salen de lo que un día algunos quisieron establecer como norma. Pena porque me siguen queriendo convertir en una ciudadana de segunda o tercera clase. Pena porque el Estado, en lugar de protegerme y velar por mis derechos, me pone las cosas aún más difíciles... 

Pena.
Al parecer este es el verano de la pena...


Besos con marca.

15 comentarios:

  1. Pues a mí sí que me da vergüenza en ocasiones ser española: cuando leo noticias como las que señalas, cuando veo que gente sin recursos va a ser incapaz de estudiar una carrera universitaria, cuando la gente va a ver los toros y disfruta con su sufrimiento, cuando un futbolista gana diez veces más que un médico, cuando programas como Gran Hermano siguen triunfando y un largo etcétera. Vale que los políticos tienen culpa de muchas cosas pero también hay bastantes españoles que fomentan esa mala fama que estamos creando fuera de nuestras fronteras.
    Creo que no hay que defender el país donde has nacido sólo porque sea tu país. Hay que ser críticos y si bien es cierto que España tiene muchas virtudes (Como el resto de países del mundo) ahora mismo no estamos para alabarlo mucho tal y como está la situación. Esperemos que algún día la situación se revierta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no es posible que te de vergüenza la clase política o el tipo de gente que hace que a imagen que da el país sea esta? Entiendo lo que decís en buena parte, porque lo comparto. Pero lo que quiero decir es que extender la vergüenza, el odio, el asco, la pena o lo que sea a todo el país me parece una generalización algo injusta...

      Eliminar
  2. Añadiría algo, pero Utopía lo ha dicho ya todo por mí. Buen finde! (=

    ResponderEliminar
  3. por partes no me dio tiempo debido a las circunstancias conocer Huelva pero conocí a una viajera en el barco de vuelta que me dijo que la región que más le había gustado era Huelva, así que queda pendiente para otra ocasión. Sobre lo del PP sólo puede decir que están defendiendo su ideología tradicional de derecha, nada que objetar, estaba en su programa, y más que vendrá.. tiempo al tiempo. Ahora con el aborto habrá que salir a la calle y que oigan lo que dicen las mujeres.. esperemos. besos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La provincia merece mucho la pena, de verdad. Hay rincones preciosos.

      Y habrá que salir a la calle por todo, creo que tal y como está la situación ya está bien de quedarse quietos mirando cómo nos joden en todos los niveles.

      Eliminar
  4. Vaya, ni me había enterado de esa noticia, aunque la veía venir. Ya he hecho tarde :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me enteré hace tiempo que algunas CC.AA. ya no hacían este servicio, así que cuando me hablaron de esto, me sonó a antiguo. Pero me puse a leer y en fin... >__<

      Eliminar
  5. A mí sí que me da pena, pero mucha y no es broma.
    Casi cada mes tengp una duda existencial, sobre lo que soy. A veces, leyendo estas cosas y otras que pasan, deseo ser hetero, y no es broma. A veces viendo esta puta mierda a la que nos condenan por querer a una persona del mismo sexo, me dan ganas de ser hetero.

    Yo soy bisexual, aunque tiro más para mujeres. No sé realmente si voy a acabar con una chica o con un chico, pero la posibilidad está ahí. Me jode sobremanera a mi mente y a mi forma de vida que hagan esto.
    Vale, la sanidad está de capa caída y entiendo que tener hijos, si eres lesbiana/bi o lo que sea; no es algo que tenga que cubrir el gobierno porque no es NECESIDAD y no es enfermedad ni nada de eso. Puedo entenderlo, pero esto afecta a muchos niveles.

    Esta noticia ha encerrado más en el armario a gente que conozco que está dentro, han dado más vueltas a la llave (más, si cabe). Y a mí me hace replantear si de verdad está tan mal querer hacer tu vida con una mujer.

    Qué asco, ¿no? Lo difícil que nos lo ponen... Es que claro, para mí tener hijos con mi novia es un jodido capricho, es verdad. Porque soy una caprichosa y me jodo por ser antinatural. No voy a debatir si detrás de esto hay cierta ideología imperante.... pero.... esto es vergonzoso.

    Y todo esto me toca por ser bisexual, sólo por tener una condición sexual "diferente". Ea, esto es lo que nos tenemos que comer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien que apuntes que esta noticia no sólo afecta a nivel económico, sino también a nivel emocional y psicológico. Es cierto que estas medidas no sólo hacen daño a las carteras, sino a los corazones, a las mentes...

      A veces se nos olvida que no todas las personas tienen las cosas tan claras o la suficiente fuerza como para seguir adelante con todas las consecuencias cuando tienen que enfrentarse a noticias como éstas que les hacen sentir que lo que son está mal... La verdad, me ha dejado un poco rota tu comentario.

      Sin embargo, no estoy de acuerdo en que digas que para dos mujeres tener un hijo no es necesidad. Claro que lo es. Una mujer puede desarrollar su instinto materno sea de la orientación que sea y tenga pareja o no. Igual de respetable que quienes nunca sienten esa necesidad y deciden no tener hijos. No es un capricho sino un sentimiento, un instinto. Va más allá de un simple deseo y, de estar hablando de parejas heterosexuales, esto ni siquiera se estaría planteando.

      Eliminar
  6. Pues lo siento, pero, precisamente, por cosas así es por las que a mí no me gusta este país.

    Ciao bonita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, tío, si yo entiendo demasiado vuestra forma de verlo y sentirlo... Creo que por eso tengo más pena aún...

      Besitos, guapérrimo.

      Eliminar
  7. ¿Te he dicho ya que me encanta cómo tienes el blog ahora?

    Ahora a lo serio. A mí este país no me disgusta, tiene cosas bonitas aunque nuestros gobernantes se empeñen en jodernos y joder lo que tenemos. A mí lo que me da es asco ese tipo de gente, más bien. Mucho asco.

    Y en cuanto a lo de la noticia esa... Me parece excluyente, como bien dices. Aquí hay ideología de por medio, no jodamos. Buscan la familia "como Dios manda" y me parece una pena.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, peque, me alegro de que te guste. Quería algo más minimalista aún, que toda la importancia se la lleve lo que digo en los posts.

      Y bueno, qué más puedo decir, estoy super de acuerdo contigo.

      Eliminar
  8. Para tener un hijo, nosotras tenemos que pagar miles de euros....¿Por amar a una mujer?... Yo podría hablar largo y tendido de esta. Soy mujer, lesbiana y madre. Mis hijas viven en una familia, una de tantas de las que existen en este mundo que habitamos. No existe un modelo, existen muchos...parejas heteros, separado, separada, separados que se juntan y forman una nueva familia, viudos y viudas, homosexuales, homoparentales.....
    A ver si se entera ya el personal que piensa con esa cerrazón mental, que lo que necesitan los niños para ser felices es AMOR, crecer con amor, enseñarles valores como el RESPETO a todas las personas, sean del color, forma, nacionalidad, creencia, etc...sean quienes sean. Enseñemos tolerancia a nuestros hijos, por favor, porque está visto que alrededor, encuentran muchas barreras de no tolerancia.. Podría hablar y no parar y contaros cosas, pero es muy tarde y estas pequeñas cachorras madrugan ;)
    En una familia lo que importa es el AMOR, nada más
    buenas noches, princesas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No more to say. Pero no, qué dices, cómo van a ser madres esas guarras degeneradas... ¬¬

      Eliminar

Butt ♥ feedback.