22 de julio de 2013

Día 1.

Estoy de mala hostia. Así sin más. ¿Porque son las tres menos algo de la tarde cuando empiezo a escribir esto, estoy con un tazón de cereales y un té en el estómago desde esta mañana y tengo hambre? ¿Porque Telecinco ha puesto "Frágiles" los lunes y me coincide con "Pulseras Rojas" en Antena 3? Pues puede. Pero me hierve más la sangre al pensar en la última noticia que leí anoche antes de acostarme o en las que acabo de leer en el que será el último periódico Mundo Sanitario que me llegará a casa porque he tenido que dejar de pagar el SATSE, con todo lo que eso implica.

Anoche, con algo de sueño, me fui a la cama y antes de echarme a dormir me puse a leer tweets. MAL. ¿Para qué? ¿Para enterarme de la nueva jugada del Partido Popular contra la población española y querer venir a borrar mi última entrada porque al final me van a hacer tenerle asco a este país? Os dejo el enlace a la noticia de la "nueva estadística de Mato sobre maltrato" en el diario Público...


...porque me gusta la imparcialidad con la que intentan redactar la noticia, pero sin dejar de advertir al final que con esta medida se quedan fuera de los datos las heridas leves, las maltratadas de forma psicosocial y las que no acudan al hospital. Y ya sabemos que, lo que no se visibiliza, no existe. Así que, de cara a la galería y al mundo en general, que se ve que es lo que le importa al partido que nos gobierna, sólo existirá el maltrato letal y el que suponga hospitalización. Porque total... Si te pega es que te quiere mucho, ¿no?


He leído reacciones nada desacertadas que dicen que si lo próximo va a ser una guía para machotes sobre cómo pegar sin dejar marca o lesionar. Ya os digo yo que no hace falta, que el maltrato SIEMPRE deja marca, aunque no sean rojeces, heridas, moratones, sangrados, hinchazones... Y las marcas invisibles son tan o más duras que las que están a simple vista. Esas marcas son mujeres que llegan a sentirse inútiles, inservibles, menos que cero. Son mujeres que tienen miedo a ser quienes son, a ser libres. Las marcas también son niños y niñas con secuelas casi de por vida, de ahí que antes dijera que la nueva medida era contra la población española y no sólo contra las mujeres. Hijos e hijas con miedo, sin autoestima, disfuncionales o posibles maltratadores en el futuro...

Total, que a pesar de que hoy me espera una prueba dura y quería dormir bien y descansar, anoche me desvelé. Me dije que hoy intentaría no leer ni una noticia que me agriase el día, pero como os decía al principio, este mediodía tenía en el buzón el último número de una de las revistas que me llegaban por estar afiliada al sindicato de Enfermería SATSE. Y como la semana pasada me di de baja porque este verano me han dejado en paro, me he puesto a ojear los artículos de Mundo Sanitario y mi indignación no ha hecho más que crecer.

Primero me han recordado algo que ya había conocido por otros medios: en la última convocatoria EIR, por cada plaza de especialidad enfermera ofertada (936 en total entre todas las especialidades) había dieciséis opositores luchando por conseguirla. Si tenemos en cuenta este dato y pensando que como yo, habrá muchos que hayan decidido presentarse este año por primera vez, el año que viene seremos unos veinte por plaza y la cosa se pondrá un poquito más dura. Hacer la especialidad no es sólo una forma de mejorar en tu práctica profesional, de avanzar, de realizarte. Es una salida profesional a corto/medio plazo porque, a pesar de que especializarte no te asegura el trabajo después de la residencia, sí lo hace durante el tiempo que dura la misma. Además de estar formándote "a pie de cama" y tener tus talleres y tareas, estás trabajando en el hospital en el que hayas conseguido la plaza, por lo que para enfermeras como yo que aún no han tenido una oportunidad en la sanidad pública, esto supone una mejora de la puntuación que tenemos en los baremos de las bolsas de trabajo en las que estemos inscritas, además de una inyección de autoestima y para nuestra economía.

En mi caso también supondría la oportunidad perfecta para independizarme, ya que en Huelva hay poquísimas plazas para especializarse y ninguna de la categoría que yo quiero, matrona. Y tampoco de mi segunda opción, que sería enfermera pediátrica. Todo esto sumado a otro motivo más personal y emocional que tengo, así que imaginad las ganas y la motivación con las que estoy estudiando. La misma que deberían haber tenido los titulados y tituladas recién salidos en esta última hornada si no fuera porque otra de las noticias que me ha hecho torcer el gesto hoy es que ésta será la primera promoción directamente abocada al paro después de mucho tiempo. Si muchos de los que salimos hace unos años (este es mi cuarto verano desde que me diplomé) estamos en la tesitura que estamos... ¿Qué pueden esperar ellos que aparte de no tener experiencia, tienen que vérselas con gente cada vez más formada?

Paso las páginas y veo que la buena labor de una enfermera escolar ha supuesto la retirada del mercado de una chuche que provocaba problemas de salud en los peques que la comían. Se llama Beatriz Robles, trabaja en el colegio Marista de Zaragoza y el acceso inmediato que tiene a los niños y niñas de todo el centro le permitió detectar los diferentes casos y síntomas, notificarlos a Sanidad e Higiene de los Alimentos y conseguir que la golosina se dejara de vender.

(Beatriz Robles en una entrevista para Enfermería TV)

Es curioso pero, si mis datos son correctos, en Huelva capital el único centro escolar que cuenta con un enfermero (al que conocí hace algunos años) es el colegio Marista Colón, de carácter religioso y, obviamente, privado (o concertado lo que sea, vamos, que no es público). Es harto conocido el papel que podría jugar la presencia de un profesional de Enfermería en un centro escolar, hay estudios sobre ello (mi trabajo de Administración y Gestión de Servicios de Enfermería sin ir más lejos era un proyecto sobre esto), hay incluso másteres en Enfermería Escolar. Pensemos, ahora, en la cantidad de colegios de infantil, primaria, secundaria e institutos de enseñanzas no obligatoria a lo largo y ancho de la geografía española y en el número de profesionales que saldrían de esa situación de paro sí, paulatinamente, estos centros fueran incorporando a sus filas la figura de la Enfermera Escolar.

Y ya no sólo el beneficio propio de los enfermeros en paro, sino la tranquilidad de los padres sabiendo que en el centro habrá un profesional de salud que podrá atender a sus hijos de forma inmediata en caso de accidente, que los niños tendrán educación para la salud, los enfermos crónicos tendrán vigilancia... Esto también supondría una descarga de trabajo para los enfermeros de zona, ya que la enfermera escolar podría dedicarse a la vacunación de los pequeños o a la criba de enfermedades y síntomas determinando cuáles deberían acudir al servicio de urgencias y cuáles no. Pero bueno, las ideas muchas veces se quedan en eso, en ideas y en mi mano no está ahora mismo cambiar esto (cuando sea presidenta de gobierno ya hablaremos).

A estas alturas muchos se habrán preguntado que por qué he titulado esta entrada como "Día 1". Pues porque dentro de un rato tengo mi primera clase de spinning y es un día importante para mí. Pero de eso, quizá, hablaré en otro momento. Ahora me voy a poner las deportivas, un sujetador que aguante bien esta pechonalidad y me voy a sudar (más) un rato.

Espero que hayáis empezado con buen pie la semana,
a pesar de todas esas noticias que se afanan en amargarnos.

Besos con marca.

8 comentarios:

  1. El mundo es un constante cabreo, pero...supongo que hay que ver el lado ¿bueno? (¿lo hay?) y pensar que aún somos conscientes de lo que pasa y que nos cabreamos... Sé que no es suficiente 'motivo' para cambiar las cosas, que este país donde están destrozando la sanidad y la educación se va a la mierda...pero por lo menos hay gente que sigue(s) pegando un puñetazo en la mesa (perdón, un post en el blog) para intentar cambiar algo todo esto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cabrearnos es el primer paso. Si nos quedásemos impasibles ante todo esto, el problema sería aún mayor. El paro continuado, la situación de mi familia, me está haciendo ser cada vez más consciente de todo, cabrearme. Y como yo, muchos. Y un país cabreado no puede llevar a nada bueno. O sí, pero pasando antes por cosas feas... :(

      Muchísimas gracias por pasarte, leer y sobre todo comentar. Es lo que más me anima a seguir compartiendo con vosotr@s.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Aplauso gigante a la entrada, fermeritab. Es que no te has dejado nada en el tintero. Ay, ojalá nos vayan las cosas un poquito mejor.

    ¡Besazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá, cariño... Pondremos todo de nuestra parte para que así sea.
      Besote gordo.

      Eliminar
  3. Espero que se te haya quitado el cabreo :) ¡Llego tarde, pero siempre te leo! ¡¡Ánimo con ese spinning, que tu puedes con tó y más!!
    Por cierto, ahora tengo curiosidad por esa "pechonalidad"... ¿te aguantó?

    A.P.
    Anónima Paisana.

    Pd. Bonito tulipán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha quitao una mijita na má, este verano está siendo demasiado raro para mí. La pechonalidad va aguantando, tengo un buen suje para estas cosas. :P

      Eliminar
  4. Pequeña mariposa enfurruñada..
    normal que te enfades, todos nos enfadamos viendo la desfachatez, jeta e impunidad con la que hacen las cosas nuestros políticos. El mundo está sufriendo un cambio.....subimos muy arriba en muchas cosas...y ahora toca bajar...Es lo que hay, y nos ha tocao. La vida es así, es cíclica..Tiene que existir lo malo, para que exista lo bueno... ¿Y qué podemos hacer nosotros?, pues aportar cada uno nuestro pequeño granito, o nuestros pequeños granitos de positividad, solidaridad, esfuerzo, amor a la vida a pesar de ella.... Sonreir, aunque cueste...estudiar, aunque frustre....esforzarse en ser mejor enfermera, aunque desanime....
    Nos ha tocado mala época, pequeña, y a los de vuestra generación...difícil en muchos aspectos....¿Pero sabes una cosa? Todo el esfuerzo que vas a poner, va a ser altamente recompensado...lo siento...así será...
    Es una lección de vida...Yo casi tengo 40, soy joven aún, pero he aprendido mucas cosas...muchas lecciones....En ocasiones piensas que son demasiadas, pero sólo cabe venirse abajo un segundo, para tomar impulso, llenar de aire los pulmones y continuar viviendo...y aprendiendo, superando obstáculos...
    Acabo de hacer una superbolagigante con mucha energía y buen rollo que te mando desde Zaragoza... ;) que yo creo, llega a Huelva del tirón...
    besitos a montónnnn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta leerte, de verdad, se me cambia la cara. Muchas muchas gracias por tus ánimos... Es que soy una enana todavía para muchas cosas de la vida y estoy totalmente rara y desubicada este verano... Ojalá pronto pueda decir que entro en una nueva rutina en una nueva ciudad y que mi vida está por fin encaminada a lo que quiero y más centrada...

      Mientras tanto, toca doble ración de mala leche y paranoia cada X tiempo, jajaja! :P

      Un abrazote enorme, siento que esa gran bola me va llegando. :)

      Eliminar

Butt ♥ feedback.