6 de junio de 2010

Esos momentos de inspiración que llegan y tienes que dejar todo lo que estás haciendo para atenderlos...

Montecillo salpicado de lentejuelas
que no sé si alguna vez volveré a escalar
con mis besos,
¿has visto alguna vez llover a alguna
de esas nubes que desde tu nacimiento
coronan tu empinada cima? 
Son tan grandes sus abanicos que imagino
vencen cualquier viento que anuncie lluvia.


Pese a lo que cuente la rubia
-que no siempre es lo que ella diga-
yo tengo muy cortas las pestañas. 


Estela R. G.
6 de Junio de 2010

8 comentarios:

  1. Preciooosa, cómo estaaaas??? Yo de nuevo con el blog, pero esta vez desde el yoquese, el de moda.. mucho más impersonal, el otro estaba diciendo demasiadas cosas de mí, tantas que me estaba entrando verguencita y todo. Ooooye, de verdad te ha parecido denigrante la ultima entrada??? Aiiins.. no era esa la intencion, más bien queria darle un puntito de humor.

    Un besote gooordo.

    Por cierto, te acabo de mandar una solicitud al facebook

    :D

    MUACK

    ResponderEliminar
  2. Son muy curiosos tus versos... Y sí, cuando viene la inspiración hay que dejarlo todo y hacer caso ;)

    Besotes^^

    ResponderEliminar
  3. Buena inspiración¡¡¡

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Raro... Pero inspirador.

    Pasa un buen día!

    ResponderEliminar
  5. Conozco muy bien esa sensación, pero a mi no me ocurre con la "poesía", yo soy mas de prosa. Muy bonito, me da un poco de envidia :-)
    PD:¿Cómo va ese brazo?

    ResponderEliminar
  6. Espero que poco a poco la poesía llene tu vida, no sólo a la hora de escribir. ¿Cómo te encuentras? Un besote fuerte.

    ResponderEliminar
  7. Y menos mal que lo dejas todo y haces caso a tu inspiración!

    bss!

    ResponderEliminar
  8. Los momentos de inspiración SIEMPRE hay que aprovecharlos. Nunca sabes que puede llegar a salir.

    Besos!!

    ResponderEliminar

Butt ♥ feedback.