12 de marzo de 2009

Los jueves, mujeres. 7: Ácido AcetilSalicílico. Programa de desintoxicación.

El primer paso para resolver un problema es reconocerlo. Bien. Los últimos días me han servido para reconocer que aunque me moriría por un chute de AAS (reconocimiento 1) no tengo nada que hacer con ella (reconocimiento 2). En realidad son dos cosas que siempre he sabido, pero me faltaba el empujón definitivo para aceptarlo y durante lo que llevamos de semana, lo he hecho.

Estaba cansada de intentar por todos los medios conseguir una dosis y por fin hoy he decidido desistir. Al fin y al cabo, esto no me estaba llevando ni me iba a llevar a ninguna parte. Lo que había empezado bien, como un juego, como una relación entre dosis y consumidor agradable, ha acabado conviertiéndose en una situación bastante desagradable, en un deterioro brutal de mi persona. Y es hora de ponerle fin.

Me da pena, claro. Y me duele, me duele mucho como creo que ya dije en la entrega anterior de la Aspirina. Ahora lo que toca es esperar que llegue una nueva droga para volver a colgarme de ella. O una vieja sustancia amiga, que sé que nunca acabaré por desengancharme hasta que alguien me diga que se ha acabado, que ya no volverán a fabricarla. O que ya no esté en el mercado, cosa que me parece improbable dada su cercana fecha de caducidad.

Porque me conozco. Porque necesito nuevos estimulantes para olvidar las cosas pasadas. Porque me pasó lo mismo cuando esnifaba pintura (toma metáfora para quien quiera pillarla mañana por la mañana con el desayuno...) y tuve que recurrir al AAS para los dolores de cabeza que me provocaba.

También me voy a desenganchar del chocolate. Pero del de comer, que me está jodiendo bastante la cara otra vez. Y si puedo, me voy a apuntar al gimnasio, a Aeroboxing con una compañera de clase, aunque sólo sea por ver a tías en movimiento y llegar a casa reventada y me sirva para dormir toda una noche del tirón, que no sé lo que es eso desde que estaba en Bachillerato.

Sólo me queda pasar la gran prueba final si es que se produce. O quizás la vida por fin me de una tregua y no me someta a ella. Cuando llegue el momento os haré saber si estáis ante una campeona o ante la más débil de las drogadictas.

5 comentarios:

  1. Si, lo primero es aceptar que tienes un problema... pero lo demas no es un camino de rosas, asi que no nos vendan el cuento, que el resto del proceso es bien jodido.
    Un saludete

    ResponderEliminar
  2. Me encantan tus metáforas XDD...Espero que te desenganches del todo de la ASS ;)
    Lo del dormir del tirón es buena idea...debería copiarte jejeje...

    Por cierto mñn te llamo a casa después de comer o así, que te puse una cosa por el msn pero creo que no la has leído, y para hablar un ratillo, of course.

    Besos amora!

    ResponderEliminar
  3. SaRiTiSiMa13/3/09 09:10

    Haras muy bien en apuntarte al gimnasio... y no solo x ver tias jeje q siempre estas pensando en lo mismo!! aunq me parece mucho mas completo y entretenido el aerobic q el cardiobox.

    El año q viene, seguramente, sera la actividada q me coja. Besooos

    ResponderEliminar
  4. Tal vez ese deporte te sirva para desengancharte y mejorar tu vida ;)

    Besotes, But, espero que estés mejor pronto, mi fermeritabollito^^

    ResponderEliminar
  5. Llegué hasta aquí curioseando por la red y está genial tu blog, qué bien te expresas. Pocas veces he leído algo que describa tan bien la adicción al ''ácido acetil salicílico''. Genial, de verdad.

    ResponderEliminar

Butt ♥ feedback.